La libertad entre rejas

ID de publicación: 1288
La libertad entre rejas

Dada la importancia y gravedad de la polémica suscitada por el líder del partido político PODEMOS contra el Director de OK.DIARIO y su empresa de comunicación, consideramos muy oportuno solidarizarnos tanto con EDUARDO INDA como con su exitoso periódico DIGITAL, razón por la que, desde www.cuadernodebitacora.online titulamos, suscribimos y reproducimos en su totalidad el EDITORIAL publicado por OK.DIARIO en el día de hoy: 04.03.2020.

EDITORIAL

www.okdiario.com

Publicado: 04/03/2020.

Hora: 10:00.

En su afán de meter en la cárcel al director de OKDIARIO, Eduardo Inda, el secretario general de Podemos y hoy vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, le acusó de delito electoral con el argumento surrealista de que las informaciones publicadas por este medio de comunicación se produjeron en «momentos clave» -«preelectorales o en plena formación de Gobierno»- para el partido de ultraizquierda. Cualquiera puede comprobar que este diario ha revelado informaciones sobre Podemos y otros partidos cuando ha tenido conocimiento de las mismas, con independencia del momento. Estaría bueno que un medio de comunicación tuviera que supeditar su labor informativa al momento político de una u otra formación, pero es que, además, las informaciones de OKDIARIO sobre la formación morada se llevan sucediendo sin interrupción. Eso es lo que irrita a Pablo Iglesias: que no haya logrado su propósito de silenciarnos.

Que el líder de Podemos está reñido con la libertad lo demuestra el hecho de que su reacción a las informaciones de OKDIARIO siempre se saldan pidiendo la prisión de Eduardo Inda, al que acusa de formar parte de las «cloacas del Estado», cuando quien ha sido víctima del espionaje del comisario Villarejo, por orden de Francisco González, ha sido el propio director de OKDIARIO. La obsesión enfermiza y totalitaria del hoy vicepresidente segundo del Gobierno de meter en prisión a periodistas es reveladora de un talante incompatible con la democracia, muy propio, por cierto, de regímenes dictatoriales con los que Pablo Iglesia mantuvo una estrecha y muy bien remunerada relación.

Por fortuna, estamos todavía en un Estado de Derecho -con separación de poderes- porque la tentación de Pablo Iglesias resulta evidente. Como recuerda hoy el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, en una entrevista a OKDIARIO, en España quienes mandan a prisión son los jueces. En España y en todos los países donde funciona el Estado de Derecho. Hay que recordárselo a Pablo Iglesias todos los días, porque parece que no hay día que no suspire por la manera en que en Venezuela se mete a periodistas en la cárcel y se cierran medios de comunicación.

Avatar

Redacción